23/10/2009

Xuizo ao alcalde de Portas por contratar as súas empresas dende o Concello

El fiscal pide inhabilitación para el regidor, acusado también de fraude a Hacienda
El alcalde de Portas, el popular Roberto Vázquez, se sentará en el banquillo acusado de utilizar a dos de sus empresas familiares, y a otra como intermediaria, para realizar trabajos en la escuela taller del ayuntamiento y para la recogida de basuras. Vázquez, regidor del municipio pontevedrés desde 1992, se enfrenta a dos años de inhabilitación en el cargo, multa de 9.000 euros y a las costas del proceso.
Una denuncia de la oposición desencadenó la investigación del juzgado número 1 de Caldas de Reis ante las contrataciones supuestamente ilegales autorizadas por el propio alcalde. La acusación del fiscal especial de delitos económicos, Augusto Santaló, concluye que la empresa Comercial Chandouteiro SL emitió hasta seis facturas que fueron abonadas por el ayuntamiento por trabajos en la escuela taller de Portas en 2000.
Esta sociedad tiene como únicos socios a Nuria, Sandra y Roberto Vázquez, hijos del acusado, y a su mujer, María Dolores Vázquez Ferreiro, que es la administradora única de la sociedad. La misma empresa llegó a presentar otras nueve facturas que finalmente fueron bloqueadas a raíz de las denuncias, sin que llegaran a ser aprobadas ni abonadas.
La Fiscalía también acusa al alcalde de Portas de utilizar la sociedad Comercial Vázquez Vázquez SA, en la que el regidor figura como presidente del consejo de administración, para realizar la recogida de basuras durante los meses de agosto, septiembre y parte de octubre de 1998. Para ello, según la acusación, Roberto Vázquez contactó con el gerente de la empresa Transportes Antonio para que este gestionase el servicio con Manuel Mandayo, un empleado del propio alcalde en las dos empresas implicadas. Una vez cobradas las cantidades del ayuntamiento, el gerente declaró que había transferido el dinero a Comercial Vázquez.
La misma mecánica se utilizó para contratar a la empresa Excavaciones Luneira, quien facturó al municipio de Portas el transporte de unas lonas desde O Porriño, cuando en realidad también lo había hecho el propio Mandayo.
En su declaración judicial, el alcalde admitió que la sociedad Chandeouteiro y Comercial Vázquez realizaron trabajos para el ayuntamiento, pero negó que fuese administrador de ninguna porque, según él, tenía dedicación exclusiva en el consistorio. "Firmé porque contaba con el visto bueno de todos", dijo. Y añadió que él no ordena las compras, ni es su función oponerse a los trámites, que no sabe de contabilidad y que siempre firma después del secretario y del interventor.
Manuel Mandayo declaró ante la jueza que "Roberto [el alcalde] era quien pagaba y daba las órdenes en las empresas en las que trabajaba". Admitió que los transportes los hizo por encargo directo del alcalde.
Según la denuncia contra el regidor, que ahora desemboca en un juicio, "ésta es la punta del iceberg" de las presuntas ilegalidades de Roberto Vázquez. El alcalde también se enfrenta a un delito fiscal por defraudar a Hacienda 150.000 euros a través de la promotora Pazos Souto 2000, de la que es administrador único. En la denuncia de la Fiscalía, presentada en marzo, la Agencia Tributaria detectó en la empresa que se habían inflado los gastos, declarando obras ficticias para rebajar el Impuesto de Sociedades del 2005.
Vázquez se enfrenta por ello a una condena de uno a cuatro años de cárcel y una multa que puede alcanzar el millón de euros. La pena también podría incluir inhabilitación especial para contratar obras con la Administración.
"Firmé porque contaba con el visto bueno de todos", dice Vázquez